dilluns, 19 de maig de 2014

A 10.000 Kms de casa (1era parte)



Después de casi 10.000 Kms hemos llegado al Lago Baikal. Como todos los destinos míticos y deseados la sensación que te invade al llegar es tremenda. El lago Baikal te avisa de que estas llegando. Varios kilómetros antes de llegar a sus orillas cambia la temperatura ambiente. Notas el frío que emana. Y finalmente cuando llegas a su orilla el horizonte de llena de azul. Inmenso. 


Después de descargar en el hotel, salimos a ver qué cenábamos. Encontramos una pareja joven que les pedimos qué podíamos comer bueno y barato. Sin pensárselo dos veces nos guiaron hasta una parada de pescado. La parada estaba justo delante de una casa que debían ser los que servían el pescado. Tenían pescado preparado de diferentes formas, abierto con unos palillos y frío o caliente recién ahumado.
En una especie de barbacoa ahumaban el pescado típico y que solo se encuentra en el Baikal, el Omul (http://es.wikipedia.org/wiki/Coregonus_migratorius )




 El Omul ahumado esta buenísimo! Te lo comes sin nigua espina, todas quedan pegadas a la raspa central y a partir de ese momento lo hemos ido pidiendo allí donde paramos a comer. Tambien lo hemos comido fresco, sin cocinar y ahora tenemos la obligacion de encontrarlo en conserva para poder llevarnoslo a casa y que la familia lo pruebe.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada